INEPE ESTÁ DE FIESTA, CUMPLE 30 AÑOS DE VIDA!!

Optar por la Educación Popular fue la decisión de vida que un grupo de jóvenes que, a inicios de los años ochenta, llegó a las faldas del cerro Ungui, al suroccidente de Quito. Los jóvenes formaban parte de esas generaciones de educadores populares que construían, en los campos y ciudades, procesos de inédita participación popular. Esos jóvenes vivían sus ideales con una determinación vital, con la intensidad que provenía de una profunda formación humana y científica, del amor y respeto que profesan por las manifestaciones culturales de los pueblos americanos y del mundo, por la lucha por los más nobles ideales de la humanidad. El amor de sus padres expresado en las leyendas, cuentos y tradiciones que escucharon desde niños, la poesía y literatura infantil de los mejores escritores nacionales e internacionales y el disfrute de los paisajes nativos fueron las primeras semillas de sensibilidad social sembradas en el corazón de ese puñado de soñadores. Semillas que germinaron luego en los ideales de un mundo mejor en su militancia de izquierda durante su vida universitaria y, finalmente en los principios de diálogo y participación que provenían de una práctica educativa barrial con origen en la experiencia de vida de sus padres, alimentada por los postulados de Paulo Freire. La pedagogía y la política abiertas, libre de dogmas, sin sectarismos ni autoritarismos, reflexivas de su propia práctica. La educación como un acto de libertad, como una aventura de pensar críticamente. Las infinitas posibilidades del mundo como escuela, una escuela espontánea, llena de alegría, de preguntas. Partir siempre de la realidad concreta de los grupos para no uniformar las prácticas pedagógicas. La revalorización de la cultura oral de nuestros pueblos. La esperanza de un futuro digno y feliz para los pobres del mundo tenía en ese momento expresiones vibrantes en las hermosas experiencias de Educación Popular de Ecuador, América Latina y el Caribe. Los estudios de esas experiencias nuevas, a las que se sumó los aportes educativos fiscales y privados de la Costa, Sierra y Oriente ecuatorianos, constituyeron los primeros riachuelos que alimentaron lo que hoy es la propuesta educativa del Instituto de Investigación, Educación y Promoción Popular del Ecuador, que en este mes de diciembre cumple 30 años de VIDA!!

Password: